Monday, August 31, 2009

Gris (parte II)




"A donde va el buey que no are
responde con prontitud
si no tenís la contesta
preparate el ataúd"
"El Albertío", Violeta Parra

Pero con la pitada profunda vino el mareo, que se hizo vahído y ceder las piernas y perder conciencia.
El cuerpo helado, en el aterrador mar negro de inmensas olas que no veía, las manos ateridas hundidas como garras en el salvavidas, en el caos del viento y la lluvia sin cielo y relámpagos ensordecedores y rayos salvajes que hendían la oscuridad y alumbraban la espantosa escena.
Pero el frío cedía y el calor arropaba el cuerpo y la garganta seca y la luz en las calles despojadas, polvorientas de cierto pueblo del norte, a lo mejor Tambores o en la única calle triste de La Hilera, una hilera de casitas no muy lejos del rio Tacuarembó (y del triste villorio de Montevideo Chico), cerca de unas lagunas, de cierta estancia donde un jinete capataz, elegía capinchos machos con la mira de su rifle, para saciar el apetito de los patrones. O él mismo con los moretones en el hombro niño, de los culatazos del rifle, de dispararle a las perdices cerca del Arroyo Malo.
Y de ahí por el rio Negro iba pasando San Gregorio y pasando aún el Paso de los Toros a las felices, combativas, vibrantes y antiguas tarariras en la desembocadura del Salsipuedes.
Y el vuelo caprichoso veía de pronto el asesinato sórdido de Urquiza a manos de los cuchilleros de Lopez Jordan, en su mansión fastuosa del Entre Rios.
A un helado pasaje por Carreta Quemada o por el lino florecido de "Mundo Azul", en el Fusca.
A cierto chasque galopante que llevaba un mensaje de Andresito (desde las cercanías del Palmar de San Borja) a Artigas (en las cercanías de Tacuarembó); asesinado en los montes de las quebradas del arroyo Lunarejo en el fondo de la Cuchilla Negra*.
A las ruinas de las Misiones que lo conmovian en su mineral decadencia (más cercanas las de San Miguel).
A los alegres viajes en los Tranvías de Asunción que habían sido de Montevideo.
Y finalmente a los primeros encuentros clandestinos con María, que produjeron aquel escrito,

"Será mejor que no te muevas
del remanso cálido, cómodo, de tus días.
El único confort que puedo darte
es hundirme en tus entrañas dulces.
Solo fiel a mi desidia."

Pero, nada le interesaba mas que estar en ella.
En su cuerpo y su palabra.
Extrañamente no se cansaba de sus olores, ni de sus gustos, ni de su compañía.
Volvió atormentado a los ojos verdes, los bucles oscuros y la voz de María que lo llamaban, cerca de su cara.
Volvió.
-¿Vos estas loco?
Hizo un esfuerzo, pero no le salía la voz.
No comía desde las 8 de la mañana, todo el dia dando vueltas por ese barrio.
-Ahora levantate y andate que Javier tuvo un llamado. Despues hablamos.
Le salió un hilo de voz,
- yo te amo María, no puedo más.. .
- Callate, que está mi hijo, despues hablamos. Sé un poco racional.
- Le dí una carta a tu marido.
- Si, ya la ví, pero él no la leyó. Tuvo un llamado de urgencia, por suerte.
...
- Además, ya la rompí. Andate, por favor, si me querés, andate.
Tomó el vaso de agua que le ofrecía María.
Miró detenidamente el hogar, la mesa petisa con los adornos -en particular el caballo colorido de madera-, el hogar y la leña, el cómodo sofá de tres cuerpos en que descansaba su cuerpo que ya se levantaba, la mesa más allá, de madera oscura y sobria.
Los cuadros en la pared, todos originales, oscuros, salvo una lámina, El beso de Klimt.
Pasando el hall de entrada, el escritorio y el pibe jugando en la computadora.
- Nunca vamos a estar juntos, le dijo, mirandola a los ojos.
Se puso el abrigo y la gorra y pensó en darle un beso, en hundirse en su boca.
Pero no, se dirigió a la puerta sin mirarla.
-Adios.
No contestó, salió y cerró la puerta.

Medio mareado todavía, veía un auto estacionado en la esquina, que tenía algo familiar.

*Nota del autor: un pequeño relato existe al respecto.


Friday, August 21, 2009

Poder, corrupción y mentiras



En la edad del consentimiento
lo bancamos todo
en este pueblo
número 586

Tu cara silente
ultraviolenta del éxtasis

Y yo solo

Solo

Los amores vigilantes
tan lejos del beso
a esta hora de la noche

Ah, el paraíso era así
promesas rotas

Y mi estilo de vida es así
bizarro triángulo del día

Todo cuenta
hasta lo más pequeño
en estado de confusa nación

los ladrones nos quieren
ladrones como nosotros.

El triángulo bizarro
y la fe sin nombre
en un lugar solitario
sin procesión ni dolor.

En la playa de la soledad de esta noche de crimen.

Ladrones como nosotros.

¡Arrepiéntete mundo!
Lo arruinaste todo
en un solo día
a todos, en todos lados.

Los tiempos cambian
como una avalancha.

Monday, August 17, 2009

Gris (parte I)

"... he vuelto
cuando duele más el recuerdo
que la ausencia..."
(Alfredo Zitarrosa, creo)

Si, era de tardecita en la ciudad.
Calle arbolada, veredas amplias.
El tipo tiró el cigarro al piso y lo apagó con el zapato (o sea moviendo el pie, ubicado dentro del zapato).
Desde la mañana daba vueltas por el barrio.
Pensando.
Pensando.
Pocos boliches, para meterse, en realidad casi ninguno.
La decisión, o su proximidad lo habían llevado a los ansiolíticos y los ansiolíticos a cierta calma cretina, con la que observaba el paisaje.
Predominaban los caserones de buena construcción algunos mas racionalistas.
Otros con un toque andaluz.
Otros con techos de tejas a dos aguas y conjuntos habitacionales finos, con casitas duplex y techos de pizarra, ladrillo visto.
Tambien había algún edificio de tres pisos y casas mas antiguas, de altas ventanas a la calle sin jardín.
Pero dominaban los jardines.
La vereda tenía unos seis metros de baldosas contra las casas y tres metros encespados, contra el cordon desde donde subían árboles tremendos, plátanos, tipas, jacarandaes. Su vista no podía evitar el recorrido hacia arriba, a las ramas que se movían flexibles, elásticas con la brisa hasta terminar dejando la atmosfera oscura de la sombra y alcanzar el fondo fucsia de un cielo que se incendiaba antes de morir.

Uff. La cabeza del tipo iba y venía de la mina al marido, de sus hijos al de ella. De su trabajo, de sus lugares, de sus amigos.
La vida hacía un quiebre en ese punto.
Justo ahí.
Sentado ahora en un murito, le sacaba las pelotillas de lana a su pulover azul. Era una actividad inútil, pero que lo tranquilizaba, lo ayudaba a pensar, a ir diluyendo el pensamiento y finalmente a pensar en nada, por horas. Despues hacia pelotas juntandolas y apretando la lana entre las manos y les daba una patada al aire.

El aullido lejano del tren, lo saco de su huida hacia adentro,
justo antes de tirar el cigarro.
Justo antes de decidirse a encarar la puerta
justo antes de mirar fijo la casa
y comenzar a caminar, con la vista fija en el timbre.
Era una casa bonita, con un jardín al frente y grandes ventanales.
Un garage con el auto de tres años estacionado en el jardín.
Lo feo eran los aparatos de aire acondicionado que salían para afuera como dientes o muelas, mal ubicados y sus cañitos goteando.

Ay. Levantó el brazo y oprimió el timbre.
Su sonido apagado desde adentro del hogar, lo hizo temblar, erizarse, marearse en un resplandor de cambio de conciencia, como un fogonazo instantaneo en la cabeza.
Pasaban imagenes veloces en su mente, de ella, de su infancia, de su padre.
Pasaban automóviles veloces a su espalda, por la calle.

Sintió el murmullo de adentro:
-Andá vos Javier, yo estoy con Andresito.
-Bueno voy, voy.
Ahí viene, suspiró.
Se acomodó el sobretodo, tragó saliva y trató de ahuyentar las imágenes de la cabeza.
Se situó a un metro y medio de la puerta, erguido como una tabla.
El pestillo giró, ruido de cerradura y puerta que se abre, recortando el tipo contra la luz cálida del hogar.
Otro fogonazo en la cabeza.

-Si?
(nunca lo había visto y le era familiar, que extraño)
...
-Que desea?
(parecía que lo conocía de otra época, de la infancia, de un sueño)
...
-No puedo estar acá toda la noche.
(Vamos, vamos)
-Acá.. ¿es la familia...? susurró.
-Aristimuño, ¿que necesita?.
-¿Esta casa está a la venta?
(en un hilo de voz, el guión ensayado le pareció idiota).
-No, no. Que yo sepa.
-A ver. ..
Y revisó en los bolsillos buscando la carta con el detalle de lo que le quería decir a Javier.
Un relato de su relación con María, la esposa, ¿una justificación?, la confesión del amor, su deseo de terminar de...¿de terminar que?
El sentía un angustioso amor por María, como el del naufrago que se aferra al salvavidas en el monstruoso mar nocturno.
Pero no tenía ninguna posibilidad de proponerle algo.
A la mina no le interesaba otra cosa que amarlo cada tanto.
Vivía bien, cómoda, aunque le desagradara dormir con Javier.
Entonces el tipo había decidido el incendio, y encontrando la carta carraspeó:
- Bueno, de cualquier manera le dejo...
Apareció el niño, sacando la cabeza por abajo del brazo del padre,
-¿Quien es papá?
-No sé Andres, el señor estaba tratando de darme algo...
-No, me equivoqué. Disculpe la molestia.
- No, pero, espere, ¿que me iba a dar?
Era inutil, el hombre ya se ponía la gorra y dejaba el jardincito.
La noche se había tragado la luz.
Eso hubiera sido lo mejor, imaginó, mientras se alejaba, luego de entregada la carta a Javier.
Y ya de espaldas a la casa encendió el cigarro y tiró el fosforo por encima del hombro.


Sunday, August 9, 2009

Ficción Rara

Mi amigo el Maestro Sokon Matsumura ha decidido dejar la actividad blogeril, no se si por un tiempo o qué.
La cuestión es que los asombrosos blogs "que crack matsumura" y "ficción rara" han quedado no sé si en suspenso o van a dejar de emitirse.
No me apena esto, sé que irá en al dirección correcta de sus sueños, pensamientos e intuiciones. Ahora, no podría tolerar que su perspicaz visión, su ingeniosa creatividad, su capacidad de exponer el alma con el don de la visión límpida y la búsqueda honesta de la belleza y el sentido, no se manifieste en algun lugar donde pueda verlo, maravillarme y aprender.
Este video me hizo pensar inmediatamente en sus producciones.
El albino Hermeto tiene como él un asombroso sentido del humor, unos conocimientos profundísimos del arte y la cultura y una intuición infalible, ingenua y sin prejuicios sobre los inesperados y deslumbrantes caminos de la belleza.
Este video en particular me parece que resume esa simplicidad, desprejuicio, conocimiento,sorpresa, ingenuidad, belleza y gozo a la vez.
Y no sé si le gustará, pero quiero homenajearle con él de alguna manera y sobre todo manifestarle mi respeto y admiración. En serio.
Unos blogs y un ser maravilloso.
Salud, Maestro Sokón.




y ahora el propio



video

Sunday, August 2, 2009

Cuando habla el Dragón.

Yo, estaba pensando en poner algo sobre el destino de las cenizas de Artigas,
que obviamente tienen tres posibilidades: el cementerio (el del Norte en particular, para que la gente disfrute ese hermoso lugar), el Paraguay (que fue el lugar definitivo que el eligió) o la Iglesia (porque el tipo era cristiano). Quizás lo haga mas adelante.

Y escuchaba a Laurie Anderson.

Y me di cuenta que este tema habla del lenguaje de los Dragones.
Es mas, refiere casi a una experiencia personal, al respecto.
Además habla de tiburones saliendo del océano.
Me sentí muy sintonizado con esto.
Y ademas, disfruto mucho de esta música.
Se los dejo para que lo disfruten, mientras sigo pensando en el blog del Mausoleo.



LAURIE ANDERSON - LANGUE D'AMOUR
Let's see. Uh, it was on an island. And there was this snake. And the snake had legs. And he could walk all around the island. Yes. That's true. A snake with legs. And the man and the woman were on the island too. And they were not very smart. But they were happy as clams. Yes. Let's see. Uh...then one evening the snake was walking about in the garden and he was talking to himself and he saw the woman and they started to talk. And they became friends. Very good friends. And the woman liked the snake very much. Because when he talked, he make little noises with his tongue, and his long tongue was lightly licking about his lips. Like there was a fire inside his mouth and the flame would come dancing out of his mouth. And this woman liked this very much. And after that, she was bored with the man. Because no matter what happened, he was always as happy as a clam. What did the snake say? Yes! What was he saying? OK. I will tell you. The snake told her things about the world. He told her about the time there was a big typhoon on the island and all the sharks came out of the water. Yes. They came out of the water and they walked right into your house with their big white teeth. And the woman heard these things. And she was in love. And the man came out and said: We have to go now! And the woman did not want to go. Because she was a hothead. Because she was a woman in love. Anyway, we got into their boat and left the island. But they never stayed anywhere very long. Because the woman was restless. She was a hothead. She was a woman in love. And this is not a story people tell. It is something I know myself. And when I do my job, I am thinking about these things. Because when I do my job, that is what I think about. Oooo la la la. La La La. Voici. Voila'. Ooo la la la. Voici le langage de l'amour. Oooo la la la. Oooo. La la la. La la. Voici. Voila'. la la. La la. Voici le langage de l'amour. Comme ci, comme ca. Voila. Voila. Voici le langage de l'amour. Voici le langage de l'amour. Attends! Attends! Attends! Attends! Attends! Attends! Ecoute. Ecoute. Ecoute. Ooooo la la la la. Ooooo. Ooo la la la la. Voici le langage de l'amour. Voici le langage dans mon coeur. Oooo la la. Oooo. Voici le langage de l'amour. Voici le langage dans mon coeur. Voici le langage dans mon coeur.